Reconforta saber que los pequeños a los que he criado con tanta dedicación se van a hacer las delicias de hogares tan estupendos como a los que se han ido los cachorros de Kenya. Os deseo una buena vida.

Síguenos